Perdón y Paz

La historia entre David y Mefiboset no termina aquí. Cuando David enfrentó la rebelión liderada por su hijo Absalón, Siba engañó a su amo Mefiboset y a David haciendo creer a David que Mefibofet lo ha traicionado. David le entrega toda la propiedad de Mefiboset a Siba. (2 Samuel 16:1-4). Una vez la rebelión termina, Mefibofet sale a recibir al rey. En ese momento hace entender a David el engaño de Siba. El juicio del rey es dejar la mitad de la propiedad a Siba y la otra mitad a Mefiboset. La repuesta de Mefiboset al juicio del rey es la de un constructor de paz, Mefiboset decide dejar toda la propiedad a Siba porque sabe que su dignidad y restauración está en estar sentado a la mesa del rey (2 Samuel 19:24- 30).

Esta es una historia de amor que nos enseña a ser constructores de paz. La historia completa de David y Mefiboset nos deja las siguientes lecciones:

Desde el ejemplo de David un hacedor de paz:

  • Es fiel a sus principios y promesas.
  • Establece relaciones fraternas genuinas y las lleva hasta las últimas consecuencias.
  • Practica el amor dando lo mejor que tiene, sin escatimar recursos, ni pensando en su comodidad. 
  • Restituye y dignifica a su prójimo

Desde el ejemplo de Mefiboset un hacedor de paz:

  • Es agradecido, mantiene un diálogo y establece una relación fraterna con quién le ha ayudado.
  • Comprende en su corazón que su dignidad ha sido restaurada y que es más valiosa que cualquier bien material.

Hoy como seguidores de Cristo, seamos hacedores de paz, desde la perspectiva de dar. Es decir conozcamos la realidad de la comunidad en donde interctuamos (familia, iglesia, trabajo y barrio) y rescatemos de manera íntegra a aquellas personas que sufren dificultades (emocionales, sociales, económicas y espírituales) con lo mejor que tengamos. 

Hoy como seguidores de Cristo, seamos hacedores de paz desde la perspectiva del agradecimiento. Es decir ser capaces de dar nuestros beneficios a otro porque nuestra vida y corazón sanaron por la sangre de Jesucristo es más que suficiente. 

Cumplamos este llamdo a hacer paz y seremos llamados hijos de Dios

— Hno. Erick M. Rivas Ministro Música y Arte
Renovación Año 4 – Edición 28