No podemos callar

Nosotros también tenemos buenas nuevas para contarles a todos los que están muriendo de hambre y de Verdad: ¡las buenas noticias del evangelio! No actuamos bien cuando callamos. Muchas personas que están a nuestro alrededor están muriendo sin Jesús y nosotros tenemos la respuesta que puede darles la vida eterna.

Así como los cuatro leprosos entendieron que no podían esperar hasta el día siguiente para dar su buena noticia al pueblo, nosotros tampoco podemos postergar nuestra decisión de presentarle al Señor Jesucristo al pueblo en el que vivimos, que al igual que Samaria, muchos viven desesperados, con hambre y en situaciones críticas.

¿Sabe usted de alguien en su escuela, calle o trabajo que precise conocer a Jesús? No se calle ni pierda tiempo, comparta el alimento de vida con quien lo necesita.

Basado en la reflexión de la Biblia de la Familia

— Hna. Lilliam M. Téllez Directora Formación Bíblica
Renovación Año 4 – Edición 4