En Jesucristo encontramos misericordia y verdad